03 mayo, 2006

Un regalo impresionante

Se llama Vanesa (o Vanessa, que no se si estos nombres tan raros de la gente de hoy en día se escriben con pocas o muchas eses). Su amigo, amigo del alma, se llama Oscar y ambos viven en Salou.

Hasta ahí podríamos estar hablando de concursantes del Un Dos Tres. Pero no. Vanesa es algo más para Oscar y a buen seguro Oscar es mucho más para Vanesa.

Oscar tenía una malformación congénita y necesitaba un riñón. Vanesa, cuando supo que ella podía ser donante, no se lo pensó demasiado y le entregó uno de los suyos. Es el segundo caso de donación de riñón por parte de un ser vivo, al menos que se sepa en España y el anterior si no he leído mal la noticia era entre familiares.

Aquí hay amistad. Amistad pura, de la buena, de la que se da mucho, tanto que se salvan vidas.

Me quito el sombrero ante Vanesa. Su gesto me hace sentir bien. Me hace pensar que el ser humano tiene tanto bueno dentro que deberíamos seguir luchando para erradicar todo lo malo. Hoy, gracias a Vanesa, sonrío, seguro que Oscar sonríe aún más y seguro seguro que Vanesa siente que tiene un riñón menos y miles de admiradores más.

Sed felices, nunca cejeis en ese intento.

Mistery.

Recuerdos...

Creo que lo que deberia de hacer antes de nada es ponerme un poco al día con el blog, pero como ando un poco escasa de tiempo solo queria dejar mi huella en un día tan fastidioso como hoy, en el que despues de haber estado cuatro dias en la playa con 30º, volvemos a la realidad con botas, chaqueta y paraguas... (lo de lucir moreno, aunque mas bien rojo cangrejo, lo dejaremos para más verano)
Hace mucho tiempo que no me dejo ver por aqui. Pero ya está bien. Este puente he recordado cosas que me han hecho asomarme a este blog.
Lo primero de todo es dar un fuerte abrazo al anfitrión de este rinconcito y recordarle que se le quiere y estima y por supuesto que no se le olvida.
Por otra parte quisiera agradecer a ya saben ellas quien.. ese cariño que me demuestran cada vez que les hago una visita. No tengo palabras para agradecerles su hospitalidad.
No queda mucho para que esa cita ficticia de la que tantas veces hemos hablado llegue a la realidad, asi que solo decir que va a ser un placer para mi, que no me lo pienso perder (of course).

Espero volver por aquí más amenudo, cuando las circustancias lo permitan.

Se os quiere y aprecia. Besos.