22 septiembre, 2008

Rescate

Se nos hundía el garito. 

El entramado se suponía que tenía cimientos sólidos, sustentados por medidas que controlaban cualquier desmán y que además cumplía con todos los mandamientos dictados por el todopoderoso libre mercado.

Al final nada de aquello era realidad. Bastaron unos cuantos seres infectados hábilmente infiltrados en el sistema para que todo el mundo se pusiese a sospechar. ¿Quien es bueno?, ¿Quien es malo?. No era una película de cine negro, era un negro panorama para todos los que tenemos relación con el estamento financiero (esto es; absolutamente todos).

La sospecha es enemiga acérrima de la confianza y resulta que la confianza era el verdadero pegamento del edificio. Así que todo empezó a tambalearse.

El terremoto estaba adquiriendo tintes dramáticos hasta que todos los que en esta historia tienen algo que ver han dicho que esto hay que pararlo. Han inyectado a modo de rescate y de cimiento líquido para grietas miles y miles de millones dólares en el sistema.

Básicamente se trata de que nadie pierda para que la nave no zozobre. 

Aplaudo la medida. Era justa y necesaria. Ahora bien; la pregunta es evidente: ¿Y ahora qué?.

¿Quien va a pagar realmente el rescate?. ¿Acaso pensamos que ésto no va a repercutir en nuestros bolsillos?. 

Siguen avecinándose tiempos tenebrosos de encrucijadas complejas y enigmas por ahora indescifrables, así que ahora y más que nunca....

Sed felices, aferráos a ello. es más necesario que nunca.

Mistery

2 Comments:

At 7:42 a. m., Blogger PícoraViboríta said...

Querido Mistery,

Ya lo dijo nuestro admirado Don Francisco..."Poderoso Caballero..."
Todo lo mueve y a todos afecta en mayor o menor medida.

Sin embargo, en mi infinita ignorancia sobre temas tan elevados prefiero no pensar, prefiero no sufrir... y así, dejar que las cosas que realmente me importan y que curiosamente son todas gratuitas,me permitan transitar de forma más plácida por los senderos de la crisis...

Un abrazo enorme!!!
Besos mil.

 
At 11:05 a. m., Anonymous Anónimo said...

A mí que la zozobra me suena a timidez y parquedad, me pierdo entre los índices y si quiero ponerme desconsolada solo tengo que mirar un ratito en invertia.
En fín que acabaremos siendo todos un poco economistas.
Y es que esto de vivir se está convirtiendo en una lucha sin cuartel, y hay que aprender sobre la marcha.
buen finde.

con cariño. LO.

 

Publicar un comentario

<< Home