18 septiembre, 2008

Embargos y caridades

Hace unos años un huracán, el Katrina, arrasó una de las ciudades más hermosas que existían. Nueva Orleans. Curiosa mezcla de Europa, Africa y América a ritmo de jazz.

El desastre descubrió los bajos del gigante. Debajo de su alfombra aparecieron miserias y carencias. Incapacidades y necesidad de ayuda. Y el mundo acudió al rescate. El líder mundial necesitaba solidaridad y el mundo se la dio.

La isla de Cuba ha recibido en el plazo de dos semanas la visita no de uno, sino de dos huracanes devastadores. Dicen los que allí viven que el desastre es de dimensiones apocalípticas en muchos barrios y ciudades.

El gobierno cubano no ha pedido caridad. No ha pedido solidaridad internacional. Ha pedido que se les levante un embargo económico (una lacra de la política mundial) aunque tan sólo sean 6 meses para poder así aprovisionarse de los medios adecuados para levantarse de nuevo.

La respuesta del antaño necesitado de solidaridad, hogaño necesitado de rescates financieros ha sido clara. Ante tu solicitud de apertura de puertas para recuperarte con dignidad te decimos que no y te damos una ayuda de limosna.

Estoy convencido de que se me escapan cosas. Que la política internacional entiende de asuntos que mi escasa mente no llega a comprender. Pero sinceramente a mí me parece la situación un escándalo de proporciones considerables y no se interprete ésto como una defensa del régimen instalado en Cuba, que eso es harina de otro costal. Es lisa y llanamente un tema humano.

Sed felices. Nunca cejéis en ese intento.

Mistery

1 Comments:

At 8:13 a. m., Blogger PícoraViboríta said...

Sinceramente querido Mistery,

Me posiciono claramente del lado de las "mentes escasas" como la tuya.
Al margen de ideas,banderas o religiones varias y por encima de todo... intereses, debería existir el sentido común.
Pero como bien dicen... es el menos común de los sentidos.

Buen fin de semana!!!

Besos mil!

 

Publicar un comentario

<< Home